Peregrinar, detrás de los pasos de Deolinda

Según los relatos, las primeras peregrinaciones se realizaron en 1890, cuando aún no existía ni la primera capilla. Por Viviana Pastor
viernes, 16 de marzo de 2018 · 09:30

José Mercado fue el primer poblador del paraje, y construyó su rancho muy cerca de donde fue enterrada Deolinda Correa. Según sus relatos, las primeras peregrinaciones de devotos de la Difunta Correa se realizaron en 1890, mucho antes de la construcción de la primera capilla, que fue una promesa del arriero Flavio Zeballos.

Así lo relata Miguel Giménez en su libro La Difunta y el Niño. "De acuerdo a los relatos de Don José, fue a partir de los años '90 del siglo pasado (el libro fue editado en 1996) cuando se iniciaron las primeras pequeñas peregrinaciones al lugar, ya que antes los promesantes eran solo los viajeros que pasaban por ahí".

Seguramente el primer devoto que caminó desde Caucete o desde la Capital sanjuanina hasta Vallecito  fue movido por un deseo de seguir los pasos de Deolinda cargando su hijo. Una necesidad de seguir sus pasos.

Lucy Campbell en el rol de Deolinda.
Lucy Campbell en el rol de Deolinda.

Caminar al lugar donde murió Deolinda es una de las promesas más comunes desde el inicio del culto, una forma de "acompañar" a la santa en su derrotero hacia su muerte, pero que fue el inicio del milagro y de su transformación en ánima venerada.

No es fácil caminar en el desierto sanjuanino, de día el sol puede ser mortal, y muchos de los caminantes tienen 'refuerzos', familiares que los siguen en auto y llevan agua y alguna fruta para mantener la energía.

Y si la caminata es nocturna, hay que animarse a la oscuridad total, salvo por las luces de los vehículos que transitan por la ruta 141.

Susana Chertudi y Sara Newbery en su libro Difunta Correa, la primera investigación antropológica del fenómeno, destacaron que "los centros sagrados hacia los que se dirigen las peregrinaciones son -según Dussel y Esandi, la meta que se alcanza con sacrificio y donde se venera una Virgen, un santo, un Cristo. La peregrinación es un acto personal el penitente y/o promesante agradecido, se propone individualmente ir al santuario. Es como un abandono del mundo cotidiano para transportarse al 'centro sagrado' y llegar así  a la comunicación con lo divino. Es una mediación, un gesto privilegiado del catolicismo popular desde sus orígenes en toda Hispanoamérica".

Foto de 1965, Chertudi y Newbery.

Las peregrinaciones para Semana Santa fueron ganando volumen de promesantes año a año. Es por eso, y por cuestiones obvias de seguridad (ya que los promesantes caminaban por la banquina de la ruta), que en 2012 se inauguró la Senda del Peregrino. Se trata de un sendero pavimentado de 30 kilómetros que comienza a la salida del área urbana de Caucete y corre paralelo a la ruta hasta llegar al paraje.

Las antropólogas mencionadas mencionan que las peregrinaciones se realizan todos los fines de semana, también el 1 y 2 de noviembre día de los Santos y los Muertos. Sin embargo incluyen en la idea de peregrinaje el hecho de llegar a Vallecito en cualquier medio de transporte, automóvil o caballo.

 

Comentarios