escándalo judicial

El juez Flores, a jury por presunta complicidad en un delito cometido por un comisario preso

El magistrado será indagado por la investigación que tiene a un comisario detenido por el uso indebido de vehículos radiados por la Policía, pero antes el juez Juan Pablo Ortega presentó el pedido de desafuero.
lunes, 21 de octubre de 2019 · 11:56

Era algo que podía pasar y sucedió: el juez Juan Pablo Ortega, que investiga el uso indebido de vehículos radiados del Depósito Judicial de 9 de Julio y que por ello detuvo al comisario a cargo del lugar, finalmente pidió el desafuero de su colega Pablo Flores que está vinculado a la causa por presunta complicidad. El magistrado que instruye solicitó indagarlo para contar con su testimonio en la causa, pero para eso antes deberá ser sometido a un jury. 

Por incumplimiento de sus deberes como funcionario público es que el titular del Segundo Juzgado de Instrucción está sospechado dentro de la investigación que tiene curso en el Primer Juzgado Correccional, que ya detuvo a seis policías, entre ellos el comisario Gustavo Padilla, quien habría usado para cuestiones personales una camioneta Toyota Hilux del depósito.    

Este lunes trascendió que Ortega solicitó que su colega rinda cuentas ante el Jurado de Enjuiciamiento, tras el pedido que había elevado la fiscal que entiende en la causa Claudia Salica, ya que desde el Ministerio Público sostienen que Flores le entregó el vehículo secuestrado a Padilla de forma irregular. 

Ortega se excusó ante el Jurado de Enjuiciamiento de seguir cumpliendo las funciones de Secretario, tal como se había decidido el 28 de diciembre de 2018, debido a que instruyó la causa en la que solicitó el desafuero del juez Flores.

Además, se sospecha que Flores paralizó la investigación que había entorno a ese vehículo secuestrado y que no envió las actuaciones investigativas al fuero Federal, como lo debería haber hecho, para que el rodado tuviera el destino correspondiente.  

El juez investigado quedó en el ojo de la tormenta después de que el comisario Padilla afirmara que fue el propio Flores quien le entregó esa camioneta por la cual ahora está detenido. Por el uso indebido de la misma fue que lo denunciaron y Ortega ordenó detenerlo, bajo la calificación de presuntos delitos de falta a los deberes de funcionarios públicos y abuso de autoridad.

El cuestionamiento surgió porque solamente la Corte de Justicia es la que autoriza y entrega vehículos secuestrados en calidad de depositarios judiciales a particulares o personas ajenas a la causa original –por la cual incautaron ese rodado-. En este caso, no fue así y el juez Flores aceptó que salteó ese trámite.

“Debo decir, y asumo como tal, que hubo un paso o una autorización que debía pedir a la Corte de Justicia y no lo hice. A mí se escapó hacer ese trámite y salió esa resolución de depositario. Pero no se ha causado un perjuicio a nadie. Es cierto que cometí una falta y sobre la cual tendré que responder, pero no se perjudicó a ninguna persona. Es más, es una decisión revocable o inclusive, llegado el caso, la Corte de Justicia puede ratificar lo que hice por las razones que justificaron la medida”, explicó el juez a este medio.

Los otros uniformados implicados son el oficial Ulises Chirino, los sargentos Néstor Gómez y Raúl Flores y el agente Eloy Augusto Cárdenas. De los seis sospechosos ya fueron liberados tres: el domingo 6 de octubre, el oficial Chirino; el lunes 7, al agente Cárdenas; y el miércoles pasado, recuperó su libertad el oficial Chirino.

Jurado de Enjuiciamiento. Compuesto por un miembro de la Corte de Justicia provincial (Horacio de Sanctis), dos abogados (Guillermo Medawar y Miguel Dávila Saffe) y dos diputados provinciales, Pablo García Nieto y Amanda Díaz.

Esta misma mañana, se presentó en Tribunales Adolfo Caballero, el ex integrante de la Corte de Justicia, vinculado en la investigación por supuesto mensajes que habría intercambiado con Padilla por la utilización de la camioneta, aunque negó tener algún tipo de relación con él.  

 

Comentarios