Video

La sana costumbre del Cura Brochero con San Juan: un milagro y una travesía para agradecerle

La historia detrás de la promesa de Gustavo Alcaide, un sanjuanino que realizó casi 500 kilómetros en su vehículo de dos ruedas para agradecer el milagro del cura gaucho con su hija. Los videos emocionantes de cada etapa del viaje.
martes, 08 de octubre de 2019 · 11:44

Dicen que la fe mueve montañas y eso es lo que demostró Gustavo Alcaide, un sanjuanino que se subió a su bici e hizo casi 500 kilómetros para agradecerle un favor que recibió del Cura Brochero. Lo hizo para cumplir una promesa luego de que se hija, que padece una enfermedad, mostrara una enorme mejoría.

Gustavo tiene 54 años, es jubilado de la Policía y en su tiempo libre le gusta hacer mountain bike. Pese a que está acostumbrado a pedalear, nunca pensó que uniría San Juan con Cura Brochero (Córdoba) para agradecerle la casi inmediata respuesta que tuvo ante un desesperado pedido en un momento crítico de la salud de su hija.

Así cómo fue de rápida la respuesta del curita milagroso, fue su decisión: en menos de dos semanas preparó la bici, se asesoró y partió con destino a Villa Cura Brochero.

La travesía duró tres días: salió de San Juan el miércoles 2 de octubre y llegó a la localidad cordobesa el sábado 5. Si bien el camino fue duro, hubo lluvia, viento y muchas subidas, Gustavo asegura que todo el viaje fue empujado por el cura gaucho.

“Fue duro, pero no lo sufrí. Estaba feliz de ver la mejoría de mi hija y no padecí el viaje. Cada día terminaba sin dolores y no me sentía demasiado cansado. Al día siguiente me levantaba como si fuera el primer día, sin dolores, sin un calambre. Yo digo que el cura me iba empujando”, dijo emocionado Gustavo.

En un principio Gustavo pensaba viajar solo, y cuando ya se preparaba para partir su hermano Javier se ofreció a acompañarlo.

“Mi familia y mis amigos no querían que me vaya solo, les daba miedo que me pase algo. Cada uno tenía sus obligaciones y no me podían acompañar y yo sentía la necesidad de cumplir la promesa lo antes posible. Así que decidí ver videos en Youtube y asesorarme con experiencias de personas que ya habían hecho este tipo de cosas. A último momento mi hermano se ofreció a acompañarme en el auto y su compañía fue fundamental para que yo pueda cumplir”, agregó Gustavo.

El relato del viaje y el registro emocionante de cada etapa, en el siguiente video:

El Cura Brochero y su sana costumbre con los sanjuaninos:

El caso Camila

La vida de la pequeña sanjuanina Camila Brusotti pendía de un hilo después de haber sido víctima de la tremenda golpiza propinada por su madre y padrastro. La dejaron casi muerta y la llevaron al hospital donde, en un intento por ocultar la verdadera causa de la gravedad de sus heridas, mintieron que se había caído de un caballo.

Camila tenía solo 8 años y apenas respiraba. San Juan comenzó una cadena de oración por su vida cuando el pronóstico más alentador era que quedaría en estado vegetativo. Sólo cabía esperar un milagro. En medio de la desesperación llegó el Cura Brochero.  Luego de unas semanas de internación los médicos que la asistieron dijeron casi desconcertados que la niña había salvado su vida "por razones desconocidas".

A los dos meses volvió a caminar, se recuperó y su historia convirtió al humilde cura de Traslasierra en Santo para la Iglesia Católica. El primero que nació, realizó toda su vida pastoral y murió en Argentina.

El caso Benjamín:

Benjamín Sánchez estuvo perdido por 22hs en uno de los terrenos más agrestes de la localidad de La Laja en Albardón. Sin agua y con tan solo 5 añitos, pasó una larga noche solo. Caminó 21 kilómetros con la posibilidad latente de haberse encontrado con algún animal o  sufrir una deshidratación por las altas temperaturas que hicieron ayer en San Juan.

Lo curioso es que después del rescate, Benjamín dijo: “no tuve miedo, el viejo de la bolsa no es malo”. E incluso su hermana Guadalupe Zurita afirmó que el menor “lo describía como un viejito que estaba buscando a los niños”. Ante estas premisas y con los antecedentes que existen, la comunidad religiosa de San Juan le atribuye el milagro al Cura Brochero, más conocido por todos como el “cura gaucho”. Incluso, en algunas representaciones, el sacerdote cordobés aparece con una bolsa o un morral, durante sus visitas a las comunidades serranas.